¡Hola, soy Laura!

ASÍ VIAJO

Viajo sola por elección y no sumo países sino vivencias. Viajo sin planificar el viaje y sin reservas previas. Huyo desesperadamente de los tours organizados y no soporto ir en manada. Me muevo en transporte público y deseo ser la única extranjera entre locales. Me chifla comer en los puestos callejeros y meterme en casa de la gente. Prefiero lavar la ropa a mano en la ducha compartida del hostel y hacer autostop. No compro recuerdos pero me cuesta horrores no entrar en las tiendas de tatuajes locales y suelo caer en la tentación de grabarme en la piel los viajes que me marcan. No cargo nada «por si acaso» pero siempre me acompañan un par de libros porque necesito leer en papel y nunca viajo sin mi esterilla de yoga.

“Nuestro destino nunca es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas”.

Henry Miller

MI HISTORIA VIAJERA

A finales de 2019 me subí en un avión, destino India, con billete solo de ida. No era mi primer viaje sola, me había estrenado en 2017 con un viaje de tres semanas a Panamá. Le siguieron otros como Tailandia, Sri Lanka, Argentina, escapadas por Europa pero India ha sido el más especial porque lo dejé todo para viajar sin billete de vuelta.

Recuerdo las emociones enroscadas en mi estómago al subir al avión. Me recorrían escalofríos solo de pensar en cómo el país podría zarandearme y respiraba una euforia desbordada por viajar sin fecha de vuelta, sin prisa y sin saber lo que vendrá. Quería una aventura y la tuve, con el viaje de vuelta incluido, impuesto por una pandemia mundial. Sí, me habría gustado alargarlo pero haber viajado sola tres meses por India ha sido brutal. Además, esto no termina aquí, la historia solo acaba de empezar.