Guía de las Cataratas del Iguazú: lado Argentina

Información y consejos para tu visita

Garganta del Diablo desde Argentina

La Garganta del Diablo desde el lado argentino es una de las maravillas naturales más espectaculares que he visto nunca. Quizás porque hoy todo se ha alineado: hacía buen tiempo, no había mucha gente en el parque y la “desilusión” del día anterior, en el lado Brasil, han hecho que no llegara con las expectativas muy altas. Y ya dicen que lo mejor es no esperar nada… y así ha sido como me he encontrado ante este espectáculo que me ha puesto los pelos de punta y las pupilas dilatadas. La danza del agua mientras cae, sin cesar, a un solo compás, con efecto óptico de slow motion… es absolutamente hipnotizadora.

CÓMO LLEGAR

Desde la estación central de autobuses de Puerto Iguazú sale cada día, a partir de las 7 de la mañana, un bus que pasa cada 20 minutos y que va directo a la entrada del parque. Como pasa con frecuencia, no hay que sufrir mucho por comprarlo de forma anticipada, lo puedes pagar en la taquilla de la estación, el mismo día. El bus sale del andén 11 (octubre de 2019) y el precio es el mismo que para el lado Brasil: 360 pesos ida y vuelta (5,50 euros).

También hay agencias que organizan traslados privados y tours o puedes tomar un taxi pero el bus es fácil, rápido y más barato.

LLEGADA AL PARQUE

El bus te deja en la entrada dónde hay dos taquillas para sacar tu boleto: una a la izquierda y otra a la derecha. Puedes pagar en efectivo o con tarjeta y además hay un ATM justo al lado de las taquillas. El precio es de 800 pesos (12 euros) y con eso puedes hacer todos los recorridos del parque y tomar el tren interior tantas veces cómo quieras. Cada vez que quieras subir al tren, busca al lado de la estación el puesto de tickets, te darán el tuyo de forma gratuita mostrando la entrada del parque.

RUTAS POR DENTRO DEL PARQUE

Si algo bueno tiene el lado de argentina es que ofrece distintos senderos y recorridos dentro del parque. Cada uno de ellos, te ofrece unas vistas distintas y puedes elegir andar más o menos, en función de lo que te apetezca. También puedes subir a una lancha para acercarte a las cataratas desde abajo. Yo decidí no hacerlo por falta de tiempo y porque me pareció un precio abusivo: 2.500 pesos (40 euros), en comparación al coste de todos los servicios en el país y teniendo en cuenta que no es una lancha privada sino compartida con veinte o treinta personas más.

CIRCUITO INFERIOR

Ruta de una hora aproximadamente, paseando sin prisa, por una plataforma que atraviesa el bosque y dónde encontrarás aves de todo tipo, enormes iguanas, monos y muchos coatíes. El recorrido es fácil aunque hay escaleras también y te ofrece vistas a las cataratas con distintas perspectivas. Si hay que elegir entre el sendero inferior y el superior me quedo con el primero, me ha parecido mucho más espectacular. Una de las vistas que más me ha gustado ha sido la de la Garganta del Diablo, muy a lo lejos, pero con la perspectiva frontal y la plataforma con gente dónde estuve el día de antes, ahora con un tamaño liluputense que permite apreciar su inmensidad.

Vistas del lado brasileño por el sendero inferior

Otro lugar que me ha cautivado ha sido el mirador de las cataratas de Adan y Eva, por su proximidad. Sentir el vapor del agua en la cara y tenerlo tan de cerca es un goce.

Cómo empezar: debes tomar el tren hasta la estación central y allí encontrarás las indicaciones. Si te subes en la entrada del parque es la primera parada pero también podrás llegar a la estación desde la parada para visitar la Garganta del Diablo.

CIRCUITO SUPERIOR

Ruta más corta que la anterior, en 45 minutos se puede hacer tranquilamente. Te ofrece vistas en alto y si tienes tiempo, está bien hacerlo, pero no me ha resultado tan espectacular como el otro.

Cómo empezar: tiene el inicio 200 metros antes que el sendero inferior así que lo mismo, primero debes ir a la estación central, y luego seguir las indicaciones.

LA GARGANTA DEL DIABLO

Debes tomar el tren desde dónde estés: o en la entrada del parque o en la estación central, si es que has empezado por los otros senderos, y bajarte en la parada “Garganta del Diablo”. Allí empieza el recorrido hasta el inicio de las espectaculares cascadas. Desde la estación hasta el mirador final hay unos 20 minutos a pie, es fácil y sin escaleras.

Las vistas del recorrido me han fascinado, quizás porque son muy diferentes a las de los otros senderos y eso no me lo esperaba. Además, al bajarme del tren, he acelerado el ritmo para evitar ir en masa y en cuestión de 3 minutos ya estaba paseando sola por la pasarela. Aquí si que puedes reconectar, afortunadamente, si pillas un día sin muchos visitantes.

Una vez llegues al mirador final, podrás apreciar como el manso río de repente se rompe, en una infinidad de cascadas, sentirás la fuerza del agua en tu piel (porque te vas a mojar un poco) y verás el que para mi es el mejor espectáculo de todo el parque (primera foto de la entrada).

Solo hay una cosa que no me ha gustado y es que el mejor punto para ver el agua caer y sacar una buena foto está reservado a los fotógrafos del parque que te cobran 6 euros por la foto que obviamente, no he pagado.

Zona reservada: 6 euros la foto

Puedes ver muchos vídeos y más fotos en mis stories de Instagram (historias destacadas “Iguazú) y podrás hacerte así una día más exacta de cómo es cada sendero y qué te ofrece.

CONSEJOS

– Si vas a primera hora, aquí sí encontrarás menos gente porque los horarios de bus son más amplios y el parque cierra más tarde.

– Si puedes ir entra semana es muy probable que encuentres menos gente, como me ha pasado a mi. No sé cómo debe ser esto un sábado o domingo.

– Sino tienes tiempo de todo, lo que no te puedes perder es la Garganta del Diablo. Si debes elegir entre uno de los dos senderos, el inferior es mucho más espectacular.

– Puedes llevarte la comida o comer en el parque, hay varios restaurantes en las distintas zonas: entrada, estación central y parada de la Garaganta del Diablo. Venden empanadillas muy ricas a 40 pesos.

MUY IMPORTANTE: mochila cerrada, en alto y nunca la dejes sola porque lo coatíes van directos y no es una exageración. También se suben al tren en busca de comida y he podido ver como le abrían la mochila a un turista y no te puedes imaginar la que se ha liado porque no había forma de sacar al animal de la bolsa. En la estación central hay un zona cerrada, estilo jaula, para poder comer tranquilo.

Te vas a mojar muy poco en la Garganta del Diablo pero nada que ver con el lado de Brasil así que sino eres muy fina, te puedes ahorrar el chubasquero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close