El día antes de viajar sola

Emoción, miedos, estrés y cómo combatirlos

Son las ocho de la tarde y acabo de llegar a casa. He terminado los recados pendientes, las compras para el viaje y me he despedido de mi familia. La maleta está por empezar pero el avión no sale hasta las tres del día siguiente. ¡Aún hay tiempo Laura! Así que me siento en el sofá para regalarme 10 minutos de merecido descanso después de tanto trajín. Diez minutos que terminan siendo tres horas.

Y mi mente empieza a disparar sin compasión.¿estoy segura de que quiero irme sola? He esperado semanas a que llegue el momento. Viajo a Sri Lanka para dejar atrás: el frío invernal, el estrés de la ciudad y el trabajo que me absorbe. Lo cambio por pasearme en bikini a 30 grados, aprender surf e intensificar la práctica de Yoga. ¿Y tengo dudas? ¡Sí, y muchas!

Viajar sola es para mi una de las mejores experiencias pero los miedos y las dudas siempre aparecen el día antes de partir. Está vez se multiplican más de lo habitual, serán mis primeras Navidades fuera de casa. ¿Y si me siento sola? ¿Y si me arrepiento de irme tantos días? Quizás podría haberme quedado en Barcelona disfrutando de estar tranquila en mi piso, en la ciudad, de hacer las cosas con tiempo y sin prisa, en definitiva, de disfrutar de todo eso que la vorágine de viajes laborales sé que no me va a permitir a la vuelta. Y reconozco que dudo.

Despedirse de la familia es uno de los momentos difíciles. Siempre me apoyan pero aunque no lo dicen yo veo en su mirada la preocupación. Preguntan dónde me alojaré, qué visitaré, cuál es el plan y la respuesta es: no lo sé porque no quiero planear y he comprobado que el viaje siempre es mejor si te dejas fluir en el momento.

¡Ten mucho cuidado! Me despido y las dudas y los miedos vuelven a salir a flote. ¿Quizás arriesgo demasiado? ¿Y si me pasa algo?¿Y si no los vuelvo a ver?

Sí, suena dramático pero eso va en mi ADN y os aseguro que se me pasa de todo por la cabeza (que me rapten, que me parta una pierna, que me tengan que operar y muera desangrada en un hospital cutre de mala muerte, que me lo roben todo y no tenga como volver… y cosas peores que no quiero escribir porque podrían ser síntomas de un trastorno psicótico). Tras todo esto, incluso me planteo no coger el avión.

Pero una de las maravillas de la mente humana es la capacidad de ir de un extremo al otro en milésimas de segundo (y yo en esto soy una experta). Así que empiezo a pensar en todo lo bueno que me espera y a recordar cómo me he sentido cada vez que he viajado sola. Empiezo a revivir esa sensación de felicidad inmensa y libertad infinita que se apodera de mi y me catapulta a un estado catártico. Y me repito, en cada viaje, que viajar sola ha sido la mejor elección.

El día de antes es siempre una constante contradicción, un amalgama de sentimientos y sensaciones barriendo mi mente para confundirme. Es como cuando estás subida a una montaña rusa que empieza a andar muy despacio cuesta arriba y de golpe se para bruscamente en lo más alto para que tu mente vuele a tres mil por hora antes de dejarte caer con la adrenalina recorriendo todo tu cuerpo.

Hay que dar el salto para dejar atrás tu zona de confort y lanzarte a descubrir. Porque siempre pueden pasar cosas pero si usas el sentido común todo acabará bien. Y porque te esperan lugares e historias increíbles pero para descubrirlas debes sentir todos esos miedos y ser capaz de dejarlos atrás.

¿Estás dispuesta a renunciar a todo esto?

Mi respuesta es NO. Me levanto del sofá, abro Spotify y pongo Queen a todo trapo. Y con el subidón de “Don’t stop me now” empiezo a preparar mi mochila, combinando pasos de baile al estilo Madonna, entre prenda y prenda, por el comedor de casa. Acabaré los preparativos de madruga pero esa es una historia digna de otro post. Empieza la cuenta atrás para una nueva aventura. 

1 comentario en “El día antes de viajar sola

  1. Es un inicio que en según que momentos, me da escalofrío. Es normal tener dudas y miedos, pero estas dudas y miedos no pueden condicionar tu vida, tu ilusiones y tus ganas de conocer mundo y enriquecerte co. Esas experiencias. Sólo tienes que pensar que siempre estaremos contigo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close